Perder el miedo

publicado en: Momentos | 3

Mi primer día frente al Mar Rojo, el sol iluminándome la cara, las montañas del Sinaí a mi alrededor y miles de peces bajo mis pies. Fui entrando, lentamente y poco a poco mi corazón se fue acelerando. Sentí ansiedad y me acordé de dos terribles experiencias cercanas a la muerte en el mar: La primera en Ladrilleros en mi bravo y energético Océano Pacífico Negro y la segunda en el Caribe de mis antepasados, cuando intenté bucear.

Mientras nadaba hacia el fondo me preguntaba que tan ondo estaría, que tan lejos llegaría, si habría olas. Tuve mucho miedo a lo no conocido, a lo no sabido, a lo no experimentado y la memoria de dos sucesos no agradables me hizo detenerme. Hasta aquí llego yo, dije. Me devuelvo. Con un poco de verguenza empecé a retroceder pero la voz más tranquilizante que jamás he escuchado me dijo: tranquila, aquí estoy contigo. Nada va a pasarte. Confía.

Luego de unos minutos y de normalizar mi respiración a través de unos ejercicios de pranayama, la mente se me despejó, el corazón se normalizó y mis deseos se volvieron sutiles. No estaba esperando nada ya, solo olvidar el pasado para llenar mi vida nuevas cosas.

Ahí estaba el paraiso subacuático. Sin necesidad de tanque ni equipo de buceo, un coral hermoso y peces de colores fluorescentes que parecían volar libres en el agua. Casi podía sentir que me tocaban. Casi podía ver como me miraban. Un viaje sicodélico lleno de amor y confianza. Un viaje al paraíso submarino del Mar rojo. Al perder el miedo, gané confianza, gané experiencia y gané el recuerdo de un mar aún virgen donde los peces te dan la bienvenida a sus profundidades.

3 Respuestas

  1. CANINA COSMICA

    Coss,
    Que chevere y lo mas importante la enseñanza ¨solo olvidar el pasado para llenar mi vida nuevas cosas¨ eso es ahí lo sentiste todo!!!

  2. Luze

    Marie.
    Gracias por permitirme viajar contigo, claro eres un ser humano muy llena de amor y de grandeza.

    gracias.
    Namaste¡¡¡¡¡

Deja un comentario