Monjes pequeñitos

publicado en: Momentos | 1

Monjes pequeñitos vestidos de naranja caminan por las calles de esta ciudad encantada. En la madrugada recojen sticky rice (arroz) y ofrendas de locales y turistas. Como si la vida fuera sencilla, ellos, puros, sonríen.

Estos templos cargados de detalle y de oro muestran a un Budha iluminado. Muestran a un Budha buscando un camino y predicando una manera de ser felices. Estos templos me invitan a meditar. A mirar en mi interior a observar mi mente. A entregar más que a recibir, a aceptar más que a criticar, a enseñar antes que juzgar, a perdonar más que a culpar.

[singlepic id=130 w=320 h=240 float=center]

Un atardecer sobre la ciudad colonial que me recuerda a Cartagena pero con río en vez de mar, me devuelven en el tiempo y luego me hacen fantasear. Pienso en esos monjes pequeñitos y en su vida, en la mía, agradezco como siempre y valoro los detalles, las cosas chiquiticas, esos regalitos que tenemos y no recordamos, las manos, las flores, la comida diaria.

[singlepic id=124 w=320 h=240 float=center]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *