La última de la fila

publicado en: Momentos | 0

Y como si no hubiera tenido que despedirme, como si no hubiera tenido ya que aprender a desprenderme de quienes más quiero… He sido la última en salir del ashram. He tenido que decirles adiós a todos mis nuevos amigos. Todos llegaron con una historia para contar, con algo por resolver, y todos se han ido con una sonrisa, algunos con lágrimas en los ojos y otros con miedo de volver a sus realidades.

[singlepic id=76 w=320 h=240 float=center]

Tantas almas compartiendo un mismo objetivo en el mismo lugar y una a una se ha ido yendo. Yo como si el lugar me perteneciera solo les doy las gracias y les deseo suerte esperando alguna vez volver a verlos. Los extraño. Este lugar se siente increiblemente solo y yo seré la última de este grupo en decirle adiós.

Sigo levantandome como de costumbre a las 5 a.m., el Patanjali Hall que antes estaba lleno de mats, ahora solo tiene uno. Solo se oye mi respiración y solo una voz diciendo OM. Una vez más estoy conmigo misma y con Dios. Una vez más tengo el tiempo y el espacio para asimilar lo que me ha pasado.

[singlepic id=77 w=320 h=240 float=center]

Una vez más, desde el Bliss cafe de la ciudad de Nashik, el sitio más occidental de aquí, les doy las gracias y les ratifico que los sueños se cumplen si se les pone el corazón, los míos y los de muchos se han cumplido en este lugar o están por cumplirse. Yo hoy después de varios años soy testigo y hablo de amor de nuevo. Despierto y me arrodillo ante la grandeza y el poder de quien lo tiene.