Kopan y sus días de silencio

publicado en: Momentos | 0

Lo que realmente me trajo a Nepal fue la posibilidad de hacer un curso de meditación y budhismo tibetano en un monasterio cerca a Kathmandú. Ya bastante de budhismo he visto y aprendido en el sudeste asiático pero poco he podido profundizar en la práctica, más que lo que los libros, ya leidos sobre el tema, me recomendaban practicar.

En Kopan me enseñarían más de 10 tipos de meditaciones y esto traería un nuevo ingrediente a mi rutina diaria de yoga. Meditar, meditar, meditar… Cerrar los ojos y darse cuenta del mundo interior de pensamientos, fantasías y recuerdos que todos tenemos dentro. El silencio. Que susto.

Como todas estas experiencias lo tomé sin espectativas y con aceptación. Si lo logro hasta el final bien, sino tomaré lo necesario y dejaré a un lado lo que aún no pueda asimilar. Recibir y dejarme llevar sin prejuicios. Disfrutar de la experiencia y aprender de estos monjes y monjas que serán mis profesores durante estos 10 días.

[singlepic id=145 w=320 h=240 float=center]

Deja un comentario