Casa

publicado en: Momentos | 1

Ya en casa puedo rendirme. La fortaleza permanente, constante y obligada se desvanece y en mi corazón el sentimiento de haber llegado me hace sonreír.

El olor a pasto recién cortado, un mantel de colores en la mesa y un perro que brinca de la emoción con mi llegada me reciben y ahí están las sonrisas de mi familia y el intenso color de las aves del paraíso de mi cuarto. Nada parece haber cambiado, todo sigue igual a como lo dejé y me repito una y otra vez, que no fue tanto tiempo, que nada podría cambiar de manera rotunda.

Pienso en las múltiples casas que fueron mi hogar durante este tiempo y reconozco que mi lugar más sagrado no es físico ni espacial, mi lugar sagrado es mi corazón y aunque me siento la misma y no hallo mayores diferencias entre la que se fue y la que vuelve, mi corazón lo percibe todo de una manera diferente.

Mi casa de colores, luz y amor me abraza y me ofrece la paz que necesito para pensar y planear, la seguridad para mostrarme como soy y el amor para comenzar a vivir mis sueños.

[singlepic id=177 w=320 h=240 float=center]

  1. CANINA COSMICA

    Namasté!
    No hay nada mejor que casa………
    Corazon lleno de Amor…..

Deja un comentario