Ashram Día 1

publicado en: Momentos | 2

Tal como me lo imaginaba. En la van que nos transporta una mujer con una permanente sonrisa proveniente de Malasia, un joven de Inglaterra que vive en Vietnam desde hace 1 Año, una hemosa morena del norte de África llamada Salam, una mujer blanca de ojos azules, pelo negro y muchos tatuajes de Austria, una mujer de Washington D.C., una atlética jovencita ya casada de Inglaterra y yo.

Al llegar al Ashram, instructores de Portugal, Estados Unidos, Filipinas, Inglaterra y Holanda nos reciben. Nos guian hasta el comedor y ahí tomo el primer almuerzo de esta experiencia. Deliciosa comida vegetariana, rica y llena de sabores. Por hoy podremos hablar en el comedor, apartir de mañana el lugar de alimentación estará en completo silencio.

[singlepic id=60 w=320 h=240 float=center]

Pasamos a registrarnos. Firmas, autorizaciones, recomendaciones y las normas del ashram. La primera es ser respetuoso con otras personas, con el espacio y con la naturaleza. Las que siguen son mínimas. No hablar en las comidas, ser puntual, no faltar a clase. Revisan mi maleta, no hay cigarrillos y no hay alcohol. Me llevan a mi habitación.

[singlepic id=59 w=320 h=240 float=center]

Es la número 2 y en ella 4 camas y 4 lockers. Encuentro felicidad en poder colgar mi ropa después de 20 días. Reviso y reviso y me doy cuenta de que es poca pero sonrío. Organizo mi cama, mi ropa y mi pequeña mesa de noche. En mi cuarto, Rachel de California, Lee-Ann y Jane de Canada. El cuarto del continente americano y de nombre Ajna, chakra número 7 y conexión de la mente con Dios.

[singlepic id=57 w=320 h=240 float=center]

Rachel tiene 26 años, es entrenadora personal y un novio musulmán, Jane tiene 57 años y 11 de sobria, 2 matrimonios y 2 hijos y Lee-Ann está en sus 50 años, tiene 4 hijos, un esposo, un gato, 3 peros, una vaca, ovejas y patos.

Salgo a conocer el ashram en un pequeño tour. Cuartos para hacer yoga, cuartos de oración, biblioteca, lugares de descanso, una colina desde donde ver el amanecer, montañas y mucho verde. No dejo de hablar, pregunto todo, estoy emocionada. Todos hacen caras cuando digo de donde vengo. Me dicen que han llegado más estudiantes y que ahora somos más de 30, que hay una de México y salgo corriendo a saludarla. 

2 Respuestas

  1. isabel

    Hijita mia linda se que sera una experiencia inolvidable para TI…Ademas dificiles para acostumbrarte a muchas cosas :compartir habitacion,Closet pequeño.no hablar .Pronto descubriras el porque .lo se .Recuerdame siempre y nunca olvides que amo con el alma