A Martín

publicado en: Momentos | 0

Con tristeza he recibido la noticia esta mañana de la pérdida de Martín. Con solo 5 meses y medio de vida, Martín decidió no llegar a este mundo no sin antes dejar enseñanzas a quienes lo rodeaban. Sus padres, tíos y tías, abuelos y amigos nos conmovemos desde los más profundo de nuestro corazón con su partida, nos despedimos de las ilusiones de su llegada con la tristeza inevitable que traen las pérdidas.

Martín me hace aferrarme a lo ya aprehendido, a mis procesos de desapego y enormemente, a la vida. Martín, sin haber compartido mucho con nosotros, sana corazones y me recuerda que nada dura para siempre, ni si quiera lo que más amamos, que nada ni nadie nos pertenece y que amar en libertad es el mejor regalo que podemos dar a otros, que respetar el momento de partir de quienes amamos es la entrega absoluta y que cada instante hay que vivirlo como si fuera el último porque nunca habrá certeza sobre nuestra partida.

A Martín y a todos ellos que no han vivido mucho tiempo en nuestro mundo, hijos de mis amigas y amigos que se marcharon antes de nacer, a sus almas y a sus corazones les dedico mis oraciones. Sus corazoncitos que ya no laten más, hacen que el mío hoy palpite más fuerte y convertido en luz, amor y energía acompañen a sus padres hoy y siempre.

A sus padres quienes con valentía afrontaron el reto y gran responsabilidad de traerlos al mundo, toda la confianza de la perfección universal, el amor infinito del supremo creador de todo lo existente y la garantía sublime de que después de la oscuridad siempre habrá luz, depués de la tristeza siempre llegará la calma.

[singlepic id=168 w=320 h=240 float=center]

Deja un comentario