2013

publicado en: Momentos | 0

El 2012 se acabó para mi de la mejor manera. Rodeada de amor verdadero, de sentimientos inexplicables, de cariño en la distancia, de voces, música, el sonido del mar y los mejores amaneceres y atardeceres. El 2012 que me dio la oportunidad de volver a nacer, de reconocerme de nuevo y de empezar a ser feliz, de amar, de servir, de estudiar, de aprender y enseñar.

Siempre es bueno hacer pequeñas pausas en el camino para organizar, crear, redirigir y volver a tomar el timón del barco. Este final del 2012 me mostró también el camino, me dejó ver mi futuro dibujado en cartas de colores y constelaciones de estrellas en el cielo. He visto en esta pausa, florecer mi imaginación y reverdecer mi vida.
Llena de proyectos, sueños e ideas recibo este 2013. Con el propósito firme de servir a otros y de amar profundamente y con una sonrisa gigantezca en mi cara le abro las puertas a los minutos, las horas, los días, meses y años que me quedan en este plano.

Feliz año para quienes me siguen y para quienes me seguirán. 

Deja un comentario